Skip to main content

1.- Si se ignora

  • Puede absorber humedad y su efectividad se reduce drásticamente.
  • Se disminuye la seguridad y se reduce la potencia de frenada.
  • Aumenta la distancia de parada.

2.- Si se revisa

  • La frenada es más directa y estable.
  • Aumenta la resistencia a la corrosión y oxidación.
  • Se evita el deterioro prematuro del sistema de frenos.
  • Se alarga la vida del sistema de freno.

El líquido de frenos es uno de los componentes más importantes en el sistema de frenado de su coche. Este líquido ayuda a transferir la fuerza de presión del pedal del freno a los frenos de disco o tambor en las ruedas del coche.

Sin un líquido de frenos adecuado y en buen estado, la capacidad de detener el coche se verá comprometida, lo que puede tener consecuencias graves en términos de seguridad. Además de la seguridad, el líquido de frenos también juega un papel importante en el rendimiento del sistema de frenado.

Con el tiempo, el líquido de frenos puede absorber la humedad del aire, lo que puede disminuir su punto de ebullición y hacer que se formen burbujas de aire en el sistema de frenado. Esto puede causar una pérdida de presión en el pedal de freno y una disminución en la eficacia del frenado.

Por lo tanto, es importante verificar el nivel y la calidad del líquido de frenos de manera regular. Si el líquido de frenos es de color marrón oscuro o negro, o si tiene más de dos años de antigüedad, es hora de cambiarlo.

Asegúrese de que su mecánico de confianza revise el líquido de frenos en cada servicio y siga las recomendaciones del fabricante en cuanto a la sustitución del líquido de frenos.

Ir al contenido